24h La Rioja.

24h La Rioja.

Arranca el plazo para asegurar los cultivos de frutas en la próxima temporada de 2024

Arranca el plazo para asegurar los cultivos de frutas en la próxima temporada de 2024

La campaña 2023 del seguro de frutales en La Rioja ha finalizado con una recaudación de 8,6 millones de euros. Esta cifra refleja el periodo de suscripción del seguro, que ofrece opciones de aseguramiento para los principales riesgos que afectan al sector de manera habitual, como heladas, mal cuajado, pedrisco, lluvia e inundación.

Una de las novedades más destacadas de este nuevo plan de seguro de frutales es la individualización de las coberturas para aquellos asegurados que han sufrido altos índices de siniestralidad. Esta medida solo afectará al 6% de los asegurados de la última campaña, evitando que el resto de fruticultores se vean perjudicados por los resultados de otros productores.

Otro aspecto importante es la posibilidad de asegurar como plantones aquellas plantaciones que no sean rentables en su primer año productivo, así como el incremento del precio asegurado para las nectarinas de media y tardía estación, ajustándose a las condiciones del mercado.

En cuanto a las indemnizaciones, la campaña 2023 ha concluido con un total de 105 millones de euros, que ya han sido abonados en su mayoría. Estas indemnizaciones se reparten principalmente entre los fruticultores asegurados en la Región de Murcia (46,3 millones de euros), Aragón (14,1 millones), Extremadura (12,6 millones), Cataluña (7,9 millones), Castilla-La Mancha (7,1 millones) y La Rioja (8,6 millones). El resto se distribuye entre productores de Andalucía, Comunidad Valenciana, Navarra, Castilla y León, Islas Baleares y País Vasco.

Las variaciones de temperatura, con valores superiores a lo normal en marzo y abril, así como las heladas durante la primera semana de abril, tuvieron un impacto significativo en la floración y cuajado de las especies frutales, especialmente las de hueso, en Extremadura, la Región de Murcia y otras regiones productoras. Posteriormente, las lluvias y granizos provocaron daños considerables entre junio y septiembre, una vez que la cosecha ya estaba fijada en los árboles.