24h La Rioja.

24h La Rioja.

Cinco acusados de tráfico de drogas podrían evitar prisión si mantienen buen comportamiento en cinco años.

Cinco acusados de tráfico de drogas podrían evitar prisión si mantienen buen comportamiento en cinco años.

LOGROÑO, 29 Ene. - Cinco de las siete personas acusadas de tráfico de drogas han aceptado una condena de 18 meses de prisión y una multa de 1.500 euros por el delito contra la salud pública, así como 6 meses de prisión por tenencia ilícita de armas. Sin embargo, estas condenas han sido suspendidas siempre y cuando los acusados no cometan ningún delito durante los próximos 5 años. El delito de pertenencia a organización criminal ha sido retirado.

Además, según el acuerdo al que han llegado las partes, uno de los acusados deberá presentar pruebas de que está recibiendo tratamiento para superar su adicción a las drogas, como requisito para evitar la prisión. El tribunal ha aplicado la atenuante de dilaciones indebidas y la eximente de toximania para aceptar estas reducciones de pena.

El Ministerio Fiscal pedía entre ocho y seis años de cárcel para un clan familiar, acusado de tráfico de drogas, que utilizaba sus residencias contiguas para llevar a cabo estas actividades ilícitas.

Según el escrito de acusación, los encausados, quienes vivían en dos viviendas de la Avenida de Navarra en Logroño, se dedicaban a la venta de cocaína, heroína, cannabis y hachís.

Según la acusación del fiscal, llevaban a cabo esta actividad en sus propias casas, proporcionando las drogas a los consumidores finales a cambio de un precio y colaborando entre ellos para adquirir y vigilar la presencia de la policía.

Los acusados son R.N.S., de 51 años, su esposa L.A.J., de 49 años, y su hijo R.N.A., de 28 años. También están el matrimonio compuesto por A.J.J., de 52 años, y M.C.A., de 51 años, junto con sus hijos J.C.J., de 26 años, y D.J.A., de 33 años.

Según el escrito de acusación, se detectaron 11 entregas de droga entre el 12 y el 30 de enero de 2018. El 7 de febrero, se realizaron registros en las viviendas, donde se encontraron drogas y armas, incluyendo defensas policiales, machetes, navajas y cuchillos de monte.

El valor total de las drogas intervenidas habría alcanzado los 1.000,86 euros en el mercado ilícito.

Para el fiscal, estos actos constituyen un delito de pertenencia a grupo criminal y otro delito contra la salud pública en la modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud. Sin embargo, el delito de pertenencia a grupo criminal ha sido retirado, y en su lugar se ha propuesto un delito de tenencia ilícita de armas para aquellos acusados en los que se da la circunstancia agravante de reincidencia.