24h La Rioja.

24h La Rioja.

Cocina Económica proporcionará alimentos diarios a beneficiarios de CEOSIC en la comunidad de la Estrella.

Cocina Económica proporcionará alimentos diarios a beneficiarios de CEOSIC en la comunidad de la Estrella.

La entidad ayuda así a Cáritas en este centro para personas que salen de la cárcel pero no están en condiciones de volver a una vida normal.

LOGROÑO, 21 Nov. - Cocina Económica y Cáritas vuelven a unir fuerzas para ayudar a los más vulnerables con la firma de un convenio entre ambas entidades. El convenio tiene como objetivo facilitar diariamente y de forma gratuita la alimentación para las personas del Centro Educativo de Orientación y Seguimiento para la Inclusión Comunitaria (CEOSIC) que se sitúa en el barrio de La Estrella en Logroño. Aunque es la primera vez que se firma este convenio, lleva más de 5 años en funcionamiento.

Mediante este convenio, Cocina Económica proporciona sustento alimenticio, en forma de comida y cena, a los usuarios del centro, que como máximo puede albergar a 10 personas. Estas personas son presos que acaban de salir de prisión.

Según el director de Cáritas La Rioja, José Andrés Pérez, este servicio es "sencillo pero fundamental" y ha agradecido el esfuerzo de la Cocina Económica para dar comida y cena a estas personas todos los días del año. Pérez también ha señalado que Cáritas es una entidad con recursos limitados y toda ayuda es bienvenida.

El compromiso de este convenio es seguir facilitando la alimentación adecuada a las personas que atiende Cáritas en este centro. Además, Pérez destacó el clima de colaboración entre ambas entidades y afirmó que lo primero son siempre las personas y que los medios se ponen a disposición inmediatamente para servir.

Por parte de Cocina Económica, su presidente Emilio Carreras mostró su satisfacción por ayudar a Cáritas y señaló que este recurso es numéricamente no muy importante, pero cualitativamente sí, ya que va directo a personas de alta vulnerabilidad. Estas personas han salido de la cárcel y aún no están en condiciones de volver a una vida normal, ya sea porque están lejos de su tierra o porque no tienen familia.

El centro de La Estrella les proporciona la oportunidad de vivir y contar con un programa de acompañamiento personalizado, gracias al trabajo de dos técnicos y otros profesionales. El objetivo es ayudar a estas personas que no saben vivir fuera de la cárcel y que enfrentan una difícil transición hacia una vida diferente a la que dejaron.