Descubren en Laguna de Cameros 27 huellas de dinosaurios acuáticos

Descubren en Laguna de Cameros 27 huellas de dinosaurios acuáticos

LOGROÑO, 24 Oct. - Algunas de las especies de dinosaurios que vivieron en la actual localidad riojana de Laguna de Cameros eran capaces de nadar e incluso superar grandes masas de agua utilizando estrategias de nado, según revela un estudio publicado en la revista Cretaceous Research. Estos dinosaurios no voladores de tres dedos habitaban en la zona durante el Cretácico Inferior, hace entre 145 y 100 millones de años.

La tesis doctoral de Pablo Navarro Lorbés, que forma parte de este estudio, describe los registros fósiles de Laguna de Cameros que demuestran las habilidades acuáticas de estos dinosaurios, probablemente espinosaurios. Estas icnitas, que son pruebas de la capacidad de nadar de los dinosaurios, son extremadamente raras en la paleontología global, con solo unos pocos yacimientos similares en todo el mundo. Sin embargo, en La Rioja, ya se tenían evidencias de este comportamiento en el yacimiento Virgen del Campo de Enciso, uno de los primeros de España en identificar estas huellas. El descubrimiento realizado en el yacimiento de Laguna en 2020 confirma que estos dinosaurios también podían nadar para superar obstáculos acuáticos.

Las huellas en Laguna de Cameros se encuentran en un escarpe del río Leza, en lo que fue un antiguo meandro cubierto de agua durante el Cretácico Inferior. Los paleontólogos han identificado 27 huellas dejadas por dinosaurios que intentaban nadar y superar la masa de agua. Estas huellas son muy distintas a las de un desplazamiento terrestre normal, ya que varían en longitud y dimensión dependiendo de la postura y los movimientos del dinosaurio al tocar el fondo. La morfología de las huellas también indica que el dinosaurio estaba dentro del agua, ya que presentan marcas de arrastre muy elongadas.

El estudio señala que estas huellas de Laguna de Cameros tienen formas heterogéneas debido a varios factores, como el nivel del agua, la fuerza de flotabilidad y las corrientes, que influyeron en la impresión de la huella. Los dinosaurios utilizaban diferentes estrategias de nado, algunos flotaban parcial o totalmente mientras que otros caminaban sobre el fondo impulsándose con las puntas de los dedos. Los investigadores clasificaron estas icnitas en diferentes categorías según la forma en que el dinosaurio se impulsaba en el agua y cómo apoyaba el pie en el fondo.

Aunque no se puede identificar con certeza la especie de dinosaurio que dejó estas huellas, se cree que podrían pertenecer a los Espinosáuridos, que son dinosaurios carnívoros relacionados con el agua. Sin embargo, es necesario seguir investigando para obtener más evidencias.

El yacimiento de Laguna en Cameros fue descubierto en 2020 por un vecino de Laguna y desde entonces ha sido objeto de estudio por científicos de varias universidades españolas y extranjeras. La importancia de este yacimiento ha llevado a realizar una fotogrametría y modelado tridimensional para preservar la información en caso de deterioro.

La tesis doctoral de Navarro Lorbés también revela que algunas especies de terópodos que habitaban en el entorno de Igea en el Cretácico Inferior podían correr a velocidades de hasta 45 kilómetros por hora, lo cual es una de las velocidades de carreras más rápidas registradas para estos animales. Este hallazgo fue publicado en la revista Scientific Reports del Grupo Nature.

Categoría

La Rioja