24h La Rioja.

24h La Rioja.

Falta de acción del Ayuntamiento y Policía permite botellones nocturnos en el Casco Antiguo, dice Demanda Laurel

Falta de acción del Ayuntamiento y Policía permite botellones nocturnos en el Casco Antiguo, dice Demanda Laurel

El colectivo Demanda Casco Antiguo ha lanzado una dura advertencia este miércoles, denunciando que la emblemática calle Laurel de Logroño se ha convertido en un punto de botellón y descontrol cada fin de semana, a pesar de las quejas de los vecinos y la falta de acción por parte de las autoridades.

Este grupo lamenta que uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad, incluso considerado patrimonio vivo de los logroñeses, esté siendo pervertido por un grupo reducido de hosteleros que desobedecen los horarios de cierre y sirven cientos de bebidas en vasos de plástico para las despedidas de soltero.

Las llamadas de los vecinos a la Policía advirtiendo sobre el incumplimiento de los horarios de cierre en los bares de La Laurel se han vuelto frecuentes, pero los botellones continúan a altas horas de la madrugada, dejando a los residentes impotentes frente a la inacción de los agentes.

El colectivo señala que las calles Laurel, San Juan, San Agustín y sus alrededores tienen una especie de permiso especial que les exime de cumplir con las ordenanzas de ruido y civismo, en reconocimiento a su valor turístico y tradición gastronómica, pero esto no justifica el caos que se vive cada noche.

De manera provocadora, Demanda Casco Antiguo desafía al alcalde y al jefe de la Policía a presenciar por sí mismos lo que ocurre en la calle Laurel durante las madrugadas del fin de semana, preguntándoles si esto responde realmente a un interés cultural o turístico.

Además, hacen un llamado a hacer cumplir las ordenanzas municipales, pidiendo claridad sobre las licencias de los establecimientos y exigiendo que se respeten los horarios de cierre establecidos por la ley, con carteles visibles en las puertas.

Los vecinos insisten en que, de acuerdo con los horarios establecidos por el Gobierno riojano, los bares con licencia restringida tipo B deberían cerrar a medianoche, recogiendo las mesas y evitando servir bebidas alcohólicas después de esa hora.

Lamentablemente, denuncian un absoluto descontrol en la zona, con situaciones como restaurantes sirviendo bebidas pasada la medianoche y bares atendiendo a clientes hasta altas horas de la madrugada, generando un ruido insoportable que se amplifica en esas estrechas calles.

La situación ha llegado a un punto crítico, con la presencia cada vez mayor de turistas que buscan en Logroño un destino de fiesta desenfrenada, alejándose de la imagen tradicional de la ciudad como lugar de tapeo y buen vino.

En un intento desesperado por recuperar la armonía perdida, Demanda Casco Antiguo ha solicitado a los grupos municipales limitar el consumo en la vía pública a medianoche y cerrar las puertas de acceso a la calle Laurel a la misma hora para aquellos negocios que tengan horarios más amplios, en un esfuerzo por restaurar la paz y la tranquilidad en la zona.