24h La Rioja.

24h La Rioja.

La ciudad de Logroño se une en solidaridad tras la trágica pérdida de dos guardias civiles del GAR en Los Palacios.

La ciudad de Logroño se une en solidaridad tras la trágica pérdida de dos guardias civiles del GAR en Los Palacios.

Este miércoles, en la Concatedral de La Redonda en Logroño, cientos de personas se reunieron para mostrar su apoyo a la familia, amigos y colegas de Eneko Lira y Juan Jesús López, agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Grupo de Acción Rápida (GAR) de la capital riojana, que perdieron la vida en un trágico accidente en la AP-4, en Los Palacios (Sevilla), al ser impactados por un camión articulado que también cobró la vida de otras cuatro personas.

El cabo primero Eneko Lira, de 36 años -cumpliría 37 hoy- y originario de Barakaldo (Bizkaia), se unió a la Guardia Civil en 2015 y se unió a la Unidad de Acción Rural el año pasado. Había servido en Baleares y Gipuzkoa, habiendo sido galardonado con la Cruz con distintivo blanco de la Orden del Mérito de la Guardia Civil y la Medalla OTAN, entre otros reconocimientos.

Por otro lado, el guardia civil Juan Jesús López, de 34 años y natural de Almería, ingresó en el cuerpo en 2019 y se unió a la Unidad de Acción Rural el año pasado, habiendo sido destinado anteriormente en Menorca.

La comunidad se reunió en las afueras de la Concatedral antes de las 19:00 horas para expresar su apoyo a los seres queridos de los fallecidos. Los féretros fueron recibidos con honor por los agentes, mientras los asistentes aplaudían y entonaban el himno de España. A medida que los féretros eran llevados por agentes de la Guardia Civil, los ciudadanos aplaudieron y vitorearon "¡Viva España!" y "¡Viva la Guardia Civil!".

En el funeral estuvieron presentes diversas autoridades, como el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, el director general de la Guardia Civil, Leonardo Marcos, el presidente del Gobierno de La Rioja, Gonzalo Capellán, la presidenta del Parlamento riojano, Marta Fernández, la delegada del Gobierno en La Rioja, Beatriz Arraiz, y el alcalde de Logroño, Conrado Escobar.

La misa fue oficiada por el obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, Santos Montoya, quien expresó que "solo Dios sabe en estos momentos la profundidad y la naturaleza del grito que surge del interior de cada uno el enfado la duda el desconcierto, la confusión, la tristeza, cada cual sabrá".

Antes del funeral, los féretros fueron trasladados desde el aeropuerto de Logroño-Agoncillo hasta la capilla ardiente en el polideportivo de la Unidad de Acción Rural (UAR) en el acuartelamiento de la Guardia Civil, en la calle Duques de Nájera, donde también se encuentra la sede de dicha Unidad.

Posteriormente, el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, acompañado por el director general de la Guardia Civil, Leonardo Marcos, lideraron el acto de homenaje a los dos guardias civiles. Los agentes fallecidos fueron condecorados con las Cruces al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo, entregadas a sus familiares.