24h La Rioja.

24h La Rioja.

La falta de accesibilidad en los edificios obliga a tres de cada 10 riojanos con movilidad reducida a mudarse.

La falta de accesibilidad en los edificios obliga a tres de cada 10 riojanos con movilidad reducida a mudarse.

El Informe 'Accesibilidad y movilidad: mejorando la calidad de vida de las personas con discapacidad', elaborado por la Fundación Mutua de Propietarios, revela que el 34% de los riojanos con movilidad reducida se han visto obligados a cambiar de domicilio debido a esta limitación. Esta cifra se incrementa al 31% en el caso de las personas que se desplazan en silla de ruedas.

El estudio analiza la accesibilidad tanto en el interior como en el exterior de las viviendas, y muestra cómo esto afecta al día a día de las personas con movilidad reducida. Según los datos de la Encuesta de Discapacidad, Autonomía personal y situaciones de Dependencia (EDAD) del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 57% de las personas con movilidad reducida tiene dificultades para desplazarse dentro de su propio hogar.

Estas dificultades han llevado a una de cada cuatro personas a realizar obras de adaptación en su vivienda. Las áreas más afectadas son los aseos (74%), los dormitorios (42%), la cocina (32%) y la puerta de entrada (32%).

La limitación de movilidad se acentúa al salir de la vivienda. El 74% de los riojanos con movilidad reducida tiene importantes dificultades para moverse. Según el informe, el 73% de estas personas requiere la ayuda de familiares y amigos para solucionar esta problemática.

Esta situación tiene como consecuencia que el 20% de los riojanos pase varios días sin salir de casa y un 4% nunca salga. Además, un 33% considera que si su edificio estuviera más adaptado, saldría más. Este porcentaje se duplica en aquellos edificios que no cuentan con ascensor.

El informe destaca que el 87% de los edificios de viviendas en La Rioja necesita realizar actuaciones para eliminar barreras arquitectónicas y mejorar la accesibilidad. Se necesita instalar un ascensor en el 17% de los edificios, una rampa en el 22% para superar el escalón de acceso al portal, el 56% tiene porteros automáticos no accesibles desde una silla de ruedas, el 48% necesita un abrepuertas motorizado debido al peso de la puerta, y 2 de cada 3 tienen buzones elevados.

Llevar a cabo todas estas acciones tendría un costo medio por hogar en La Rioja de 674 euros, pero esta cifra se incrementa en viviendas más pequeñas, edificios más antiguos, edificios con menos vecinos y hogares con menores ingresos.

Aunque el 52% de los riojanos está de acuerdo en que un edificio accesible revaloriza sus inmuebles, el 14% ve poco o nada probable realizar las mejoras de accesibilidad necesarias en su edificio. Las razones principales son la falta de acuerdo entre los vecinos y las dificultades económicas.

El informe también señala que la mitad de los riojanos no han recibido ayudas para mejorar la accesibilidad debido al desconocimiento, la edad, la falta de solicitudes de adaptación del edificio o el número de plantas.

A pesar de las dificultades, la tecnología juega un papel importante para las personas con movilidad reducida. Un 50% afirma que ésta les ha facilitado sus gestiones y un 19% la utiliza para realizar compras por Internet. Sin embargo, existe una brecha digital que afecta especialmente a las personas mayores de 60 años y a aquellos que viven en zonas con servicios digitales menos desarrollados.

En resumen, existe una clara relación entre la falta de autonomía y el estado de ánimo. El informe revela que el 60% de las personas con movilidad reducida se sienten mal consigo mismas, especialmente las personas mayores de 70 años que son las que más días se quedan sin salir de casa.