24h La Rioja.

24h La Rioja.

Procesados por crimen del profesor conspiran en llamada telefónica: "Nos tocará cargar con esto juntos"

Procesados por crimen del profesor conspiran en llamada telefónica:

El acusado por el conocido 'crimen del profesor' ha negado rotundamente los hechos, declarando que no conocía a la víctima y calificando todo como una trampa. En el primer día del juicio en Logroño, el Fiscal reveló una llamada entre este individuo y la otra mujer acusada, en la que supuestamente conspiraban para encubrir el crimen.

En concreto, el Fiscal señaló que el teléfono del acusado estaba cerca de la casa de la víctima el día del asesinato, y además se encontraron fotos del procesado en el teléfono del docente fallecido. Estos detalles son fundamentales en el caso, ya que el acusado insiste en que no conocía a la víctima.

El juicio en la Audiencia Provincial trata sobre dos personas acusadas de obstrucción a la justicia, asesinato y encubrimiento en relación al crimen del profesor jubilado en Logroño. Según la versión del Fiscal, los acusados habrían llevado a cabo un plan para coaccionar al profesor y evitar un juicio por una estafa, que lamentablemente resultó en su muerte.

El día de los hechos, el acusado presuntamente visitó al profesor en su domicilio para intentar evitar el proceso judicial, pero la situación se tornó violenta y acabó con la vida del docente. Tras el crimen, el acusado se dio a la fuga y fue encontrado en Italia.

En cuanto a las penas solicitadas por la Fiscalía, se piden 14 años de cárcel para el acusado por asesinato y 2 años más por obstrucción a la justicia. Además, se solicita una indemnización de 300.000 euros para la familia de la víctima. Para la mujer acusada, se piden 2 años de cárcel por obstrucción a la justicia y otros 2 años y 6 meses por encubrimiento.

La Acusación Particular también pide penas de entre 15 y 25 años por homicidio o asesinato para ambos acusados, además de una compensación de 150.000 euros para cada uno de los hijos del profesor fallecido.

Según la Fiscalía, la acusada mantenía una relación personal con el profesor, a quien le entregó importantes sumas de dinero. Tras una denuncia por estafa, la relación fue intermitente, y finalmente habrían planeado la visita del otro acusado al domicilio del docente para presionarle y evitar la denuncia.

Después del crimen, la acusada ayudó al presunto autor material a huir a Italia, donde vivieron juntos para evitar ser descubiertos. Estos detalles complican aún más la situación para los acusados en este juicio tan mediático.