24h La Rioja.

24h La Rioja.

Un médico confirma que la botella estaba cerrada y en la mesa en el caso del anciano envenenado atendido por emergencias.

Un médico confirma que la botella estaba cerrada y en la mesa en el caso del anciano envenenado atendido por emergencias.

Un médico de emergencias que atendió a un hombre de 82 años presuntamente envenenado con líquido desatascador afirma haber encontrado la botella cerrada en la mesa del salón, una situación difícil dadas las circunstancias. Además, desde el Centro de Coordinación les advirtieron de un posible intento autolítico según la información proporcionada por el comunicante, el acusado en este caso.

La tercera sesión del juicio contra A.V.M, de 46 años y sin antecedentes penales, se lleva a cabo por jurado popular acusado de asesinato con alevosía por envenenar presuntamente al hombre que cuidaba. El Fiscal solicita una indemnización de 300.000 euros para los herederos.

Durante la sesión de hoy, el médico testificó que recibieron una llamada de emergencia indicando un posible intento autolítico y al llegar al lugar encontraron al paciente en estado grave, con baja conciencia y sospechas de haber ingerido un líquido corrosivo potente, además de tomar Noctamil.

Según el médico, activaron a la Policía por protocolo al tratarse de un intento autolítico y recordó cómo encontraron al paciente y la disposición de la sala. También señaló que el cuidador les dijo que el hombre había ingerido la sustancia tras despertarse por ruidos en la casa, asegurando que la botella estaba cerrada cuando llegaron.

Un técnico de emergencias que estuvo presente aquella madrugada mencionó que el cuidador le entregó una carta presuntamente escrita por el anciano, la cual pasó a la Policía Nacional. Por otro lado, una enfermera que acudió al domicilio del paciente recordó que encontraron al hombre en el sofá y también notaron la presencia de una botella en la habitación.

En otra comparecencia como testigo, una farmacéutica confirmó que el anciano solía acudir solo a por sus medicinas y no recordaba que alguien más las recogiera en su nombre.