24h La Rioja.

24h La Rioja.

La plaza del Mercado de Logroño: arquitectura renacentista en pleno siglo XXI

La plaza del Mercado de Logroño: arquitectura renacentista en pleno siglo XXI

Si hay un lugar que merece una visita en Logroño, es sin lugar a dudas la plaza del Mercado. Se trata de un espacio de gran belleza y riqueza arquitectónica que ha sido testigo de la historia de la ciudad durante siglos. En este artículo haremos un recorrido por su historia y arquitectura, así como por los lugares más interesantes que podemos visitar en sus alrededores.

Historia de la plaza del Mercado

La plaza del Mercado de Logroño se construyó a principios del siglo XVI, siguiendo las directrices del Renacimiento italiano. En aquel momento, la plaza se utilizaba como mercado y como lugar de reunión para comerciantes y artesanos. En los siglos siguientes, la zona se convirtió en un importante centro social y cultural, y en el siglo XIX se llevó a cabo una importante remodelación que dotó al espacio del aspecto que hoy en día podemos contemplar.

Arquitectura de la plaza del Mercado

Uno de los elementos más destacados de la arquitectura de la plaza del Mercado es la galería porticada que rodea todo el perímetro. Esta galería está compuesta por una sucesión de arcos apuntados que descansan sobre columnas toscanas. En el centro de la plaza se encuentra la fuente de la Gran Vía, que se construyó a finales del siglo XIX y es otro de los elementos más característicos de la plaza. La fuente está decorada con una escultura de bronce que representa a una mujer con una rama de olivo en la mano, símbolo de la victoria y la paz.

Lugares de interés en los alrededores de la plaza del Mercado

La plaza del Mercado es un punto de partida ideal para explorar algunos de los lugares más interesantes de Logroño. Uno de ellos es la concatedral de Santa María de la Redonda, que se encuentra a pocos minutos a pie de la plaza. Esta iglesia es uno de los monumentos más importantes de la ciudad y está considerada como uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica de la región. Otro lugar que merece una visita es la calle Laurel, famosa por sus bares y restaurantes y por los famosos pinchos que se sirven allí.

Si continuamos caminando por la calle del Laurel llegaremos a la calle Portales, donde se encuentra el puente de Piedra. Este es otro de los monumentos más emblemáticos de la ciudad y se construyó en el siglo XI para unir las dos orillas del río Ebro. Desde este puente se pueden contemplar unas vistas espectaculares de Logroño y de los alrededores.

En definitiva, la plaza del Mercado de Logroño es un lugar de gran belleza e interés histórico y arquitectónico que merece una visita. Además, su ubicación privilegiada en el centro de la ciudad la convierte en un punto de partida ideal para explorar algunos de los lugares más interesantes de la región. Si tienes la oportunidad de visitar Logroño, no dudes en incluir la plaza del Mercado en tu itinerario, no te defraudará.