24h La Rioja.

24h La Rioja.

La esposa de Pablo González cuestiona la falta de resultados del Gobierno español.

La esposa de Pablo González cuestiona la falta de resultados del Gobierno español.

La mujer del periodista Pablo González, en prisión preventiva en Polonia, ha expresado su frustración por la falta de avances en el caso de su esposo, detenido bajo acusaciones de espionaje ruso. Oihana Goiriena ha denunciado la ausencia de resultados por parte del Gobierno español, instando a que se celebre un juicio lo antes posible para que González pueda defender su inocencia.

Goiriena ha viajado a Logroño para participar en un evento en apoyo a su esposo, donde ha pedido que no se le condene sin darle la oportunidad de un juicio justo. La esposa de González ha destacado que su marido se encuentra en buen estado de ánimo y con ganas de demostrar su inocencia.

Desde que González ingresó en prisión, la medida preventiva se ha ido prorrogando cada tres meses, ya que en Polonia no existe un límite establecido para esta situación. La falta de una fecha de juicio ha llevado a Goiriena a instar a instancias superiores a presionar al Gobierno polaco para que cumpla con la legislación europea.

En este sentido, la intervención del Gobierno español podría ser crucial para avanzar en el caso de González. Izquierda Unida tomó acción en el Parlamento de La Rioja para instar al Gobierno de España a trabajar en la liberación de González, pero la iniciativa fue rechazada a pesar de la falta de avances.

Goiriena ha destacado la importancia de que su esposo pueda comunicarse con sus hijos y ha denunciado las limitadas visitas que se le han permitido en dos años y medio. La falta de resultados por parte del Gobierno español ha generado frustración y desconcierto en la familia de González.

La falta de respuesta por parte de las autoridades polacas y españolas ha llevado a Goiriena a buscar apoyo en la sociedad para presionar por una solución en el caso de su esposo. La falta de visibilidad del caso de González ha generado sorpresa en las personas que conocen la situación.

Es necesario que se ejerza presión social sobre el Gobierno español para que tome medidas en el caso de González, quien lleva más de dos años sin poder hablar con dos de sus hijos. La situación de González, en prisión en un país de la Unión Europea, plantea interrogantes sobre el apoyo y la acción de las autoridades en casos de este tipo.