24h La Rioja.

24h La Rioja.

Los ríos Portilla y Ormazal en La Rioja están completamente vedados para la temporada de pesca

Los ríos Portilla y Ormazal en La Rioja están completamente vedados para la temporada de pesca

El Boletín Oficial de La Rioja publicó hoy la Orden AGM/2/2024 de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural y Medio Ambiente, la cual establece las normas y periodos hábiles para la pesca en aguas de La Rioja durante el año 2024.

Una de las principales novedades de esta orden es la inclusión de los ríos Portilla y Ormazal en su totalidad, y el Cárdenas hasta el azud de la central de Lugar del Río, como zonas vedadas. Por otro lado, se abrirán los ríos Gatón, Roñas y Tobía.

La temporada de pesca comenzará el 31 de marzo y terminará el 31 de agosto, de manera generalizada. En las zonas de montaña, la apertura será un poco más tarde, el 7 de abril, mientras que los cierres se realizarán de acuerdo a lo habitual: en Tirón y Oja finalizarán en junio-julio, mientras que en las aguas de montaña en general, será a finales de julio.

La mayoría de los acotados permanecerán abiertos en agosto, pero solo en la modalidad de sin muerte. Incluso el coto de Viguera extenderá su campaña hasta octubre, una medida que se estableció hace dos años y que permite seguir ofreciendo opciones de pesca cuando las aguas trucheras entran en descanso.

Los embalses de Mansilla, González Lacasa y Enciso, considerados especiales, también ofrecerán una amplia campaña que se llevará a cabo desde el 10 de marzo hasta el 30 de septiembre, con todos los días de la semana permitidos para la pesca tradicional o la pesca sin muerte.

En los cotos intensivos, que cuentan con su propia regulación, se permite la pesca de trucha prácticamente todo el año, siempre y cuando las condiciones de los tramos fluviales o las balsas sean las adecuadas. Actualmente, la balsa de El Villar en Tricio, el río Cidacos en Arnedo y el río Tirón en Anguciana ofrecen pesca de trucha arco iris, al igual que el embalse de La Grajera en Logroño, que tiene prevista su reapertura en febrero como coto intensivo de trucha arco iris.

Las aguas con ciprínidos, las balsas de riego en el valle aisladas de cauces permanentes, y los ríos Ebro, Alhama y los tramos más bajos del Leza y Cidacos permiten la pesca todos los días del año. Además, se mantiene la autorización de la modalidad de captura y suelta, voluntaria y solo para la carpa y el black bass en balsas o embalses de aguas con ciprínidos aisladas de cauces naturales. Sin embargo, a partir de este año se añade como novedad la autorización de pesca de estas especies en el río Ebro y en otras aguas ciprinícolas.

También se amplían los espacios donde se permite la pesca de trucha arco iris: además de los cotos intensivos y las áreas cercanas a las piscifactorías industriales de esta especie, se incluyen los tramos adyacentes a estos cotos intensivos.

El incremento del cangrejo señal ha obligado a ampliar las posibilidades de pesca de esta especie invasora, siguiendo las acciones que se están llevando a cabo en otras regiones del país.

En cuanto a la pesca de cangrejos exóticos, se establece la opción de sacrificar los ejemplares capturados cuando se retiran del tramo de pesca donde se encontraban, al igual que ya se hace en comunidades autónomas vecinas, para fomentar una mayor pesca y un mejor control ante su expansión.

Por último, se incluye la evaluación de especies silvestres protegidas o en peligro de extinción que pueden ser pescadas, cumpliendo con la normativa específica correspondiente y que puede acarrear fuertes sanciones económicas.