Bodegas Familiares propone solución radical: reducir el 10% de los viñedos para combatir la crisis

Bodegas Familiares propone solución radical: reducir el 10% de los viñedos para combatir la crisis

Según informes, el sector vitivinícola ha cometido graves errores en sus planificaciones y ahora se encuentran sobrando 150 millones de litros de vino. El presidente de Bodegas Familiares de Rioja, Eduardo Hernáiz, ha propuesto una solución radical para enfrentar esta crisis: arrancar el 10% del viñedo actual de la denominación, equivalente a 6,700 hectáreas.

Hernáiz ha realizado esta propuesta durante una rueda de prensa junto al vicepresidente de la entidad, Juan Carlos Sancha. Han asegurado que no hay razón para temer al arranque de viñedo, ya que consideran que hay una superabundancia del mismo. La propuesta implica un arranque temporal y selectivo, eliminando aquellos cultivos que no deberían haberse plantado en suelos no aptos para la viticultura.

Para llevar a cabo esta propuesta, se necesitaría financiación por parte del Gobierno de La Rioja, el Gobierno central y el Consejo Regulador de la Denominación Calificada Rioja. Sería una ayuda de 10,000 euros por hectárea. Hernáiz argumenta que el exceso de volumen se ha producido debido a la cantidad de viñedo plantado en los últimos cuarenta años.

Este sector ha sido criticado por hacer planificaciones erróneas y por plantar viñedos en zonas no adecuadas, lo que ha llevado a una sobreproducción de vino en lugar de calidad. Los gobiernos han tenido que ofrecer ayudas para la vendimia en verde y la destilación, pero el problema no es un exceso de vino, sino un exceso de viñedos mal ubicados.

El arranque de viñedo es una medida drástica que nunca se ha tomado en la historia de Rioja. Aunque se entiende que arrancar viñedos implica arrancar un patrimonio, los dirigentes consideran que es necesario tomar medidas para salvar al sector vitivinícola y a los viticultores que dependen de él.

El vicepresidente propone que esta medida conviva con otras como la vendimia en verde y la destilación, además de reducir los rendimientos de producción y transformación. Además, menciona la necesidad de frenar la entrada de vino de mesa en las bodegas, ya que resulta insostenible permitir esta situación mientras se buscan soluciones para mejorar la calidad del vino de Rioja.

La propuesta ha sido enviada a la consejera riojana, Noemí Manzanos, y al Ministerio de Agricultura, así como al Consejo Regulador de la DOCa Rioja. En definitiva, se plantea la necesidad de reducir la superficie de viñedo con el objetivo de vender menos pero con más calidad, y así revalorizar el patrimonio vitícola y humano de esta región.

Tags

Categoría

La Rioja