Inminente inicio de "CASAFUERTE", proyecto de ARESOL con nueve parques solares sostenibles en armonía con el entorno

Inminente inicio de

Evacuarán su energía en el Nudo de Haro

LOGROÑO, 28 Nov.

La empresa riojana ARESOL, dedicada a las energías renovables, tiene previsto finalizar en el último trimestre de 2025 el proyecto de parques fotovoltaicos llamado 'CASAFUERTE' en el Nudo de Haro. Este proyecto consiste en la construcción de nueve parques fotovoltaicos independientes, con una potencia total de 360 megavatios, que evacuarán su energía en el Nudo de REE de alta tensión, 220 kilovoltios, en Haro.

La empresa ha obtenido todos los permisos necesarios y las obras se iniciarán en los próximos meses.

El CEO de ARESOL, Alberto Romero, ha destacado la cuidadosa planificación del proyecto, asegurando su compatibilidad con los usos agrícolas y destacando que ocupa menos del 1% del terreno de cultivo riojano. Romero sostiene que la dicotomía entre agricultura y energías renovables es falsa, y que ambos sectores pueden ser perfectamente compatibles. Sin embargo, también advierte que no todos los proyectos de energías renovables son razonables, y que en el caso de 'CASAFUERTE' se han llevado a cabo estudios exhaustivos para minimizar el impacto paisajístico y proteger la fauna.

La instalación de los parques fotovoltaicos no superará los 4,30 metros de altura y se evitará cualquier impacto visual significativo. Todos los proyectos han pasado por estudios de impacto ambiental y han obtenido una declaración de impacto ambiental favorable en 2022, además de los permisos pertinentes para iniciar la construcción.

El proyecto 'CASAFUERTE' se ubicará en los municipios de Bañares, Hervías y Cidamón, y contará con una infraestructura de evacuación compuesta por líneas soterradas de media tensión y una subestación colectora y elevadora de potencia en Cidamón. Desde ahí, se elevará la potencia y se trasladará a través de una única línea aérea de alta tensión hasta el Nudo de Haro.

La inversión total del proyecto ascenderá a 320-325 millones de euros, y se espera generar una energía de 620 GW, lo que representa más de un tercio del consumo de toda La Rioja. Además, se estima una reducción de emisiones de CO2 de 220.000 toneladas al año.

En cuanto a la creación de empleo, durante la fase de construcción se prevé la contratación de alrededor de 600 personas, y durante la fase de explotación unas 50 personas de forma directa. La mayoría de estos empleos serán locales.

Por otro lado, los ayuntamientos donde se instalarán los parques recibirán una cantidad considerable de impuestos, tanto en concepto de ICIO (Impuesto sobre construcciones) como de BICES (Bienes inmuebles de características especiales) y el IAE (Impuesto Actividades económicas), lo que supondrá un beneficio económico recurrente para los municipios durante los 40 años de explotación.

Desde ARESOL también se destaca la ubicación cuidadosa de los parques fotovoltaicos, evitando zonas protegidas y terrenos agrícolas. Los proyectos apenas ocupan una fracción mínima del territorio riojano y se han realizado estudios de integración paisajística.

En resumen, ARESOL está llevando a cabo un proyecto de energía renovable que busca ser respetuoso con el entorno, compatible con la actividad agrícola y generador de empleo y beneficios económicos para la región. Se espera que este proyecto contribuya significativamente a la reducción de las emisiones de CO2 y promueva la independencia y competitividad energética de La Rioja.

Tags

Categoría

La Rioja